Cómo cuidar la dentadura de mi perro

Índice


Como en todos los seres vivos, los problemas dentales pueden ser el principio de enfermedades o signos de que algo no está yendo como debe
El sarro es la calcificación de la placa bacteriana. Es decir, cuando ésta permanece durante demasiado tiempo sobre la superficie de los dientes, se endurece, se calcifica y, progresivamente, va tomando un color marronoso.

Las causas más comunes que influyen en el deterioro e infecciones bucales son:

  • Acumulación de sarro
  • Malnutrición
  • Por administración prolongada de corticoides
  • Por contacto con agentes dañinos
  • Enfermedades como la diabetes
  • Enfermedades autoinmunitarias, hiperplásicas, neoplásicas o víricas
  • Mala higiene
  • Características genéticas

 
Unos dientes sucios son el primer paso para un proceso de pérdida de piezas dentales (periodontitis), digamos que es el desencadénate. El tiempo es oro y lo mejor es generar una sana costumbre a la hora de mantener una cierta higiene.


A continuación, vamos a enumerar de menor a mayor gravedad y explicar brevemente las diferentes anomalías que pueden presentarse en la boca de nuestros peludos, también cómo podemos evitar que el problema se agudice.

1. Lesiones bucales

Esto se debe a que nuestros peludos a menudo disfrutan mordiendo palos o juguetes y huesos y eso puede dar pie a causar pequeñas heridas en la boca.

Las lesiones bucales en perros pueden presentarse como una preocupación importante para los dueños de mascotas, ya que pueden variar en gravedad y origen. Estas lesiones pueden incluir úlceras, heridas, cortes o abrasiones en la boca de un perro. A menudo, estas lesiones pueden ser el resultado de masticar objetos inadecuados, atrapar objetos filosos o puntiagudos, o incluso de peleas con otros perros. Las lesiones bucales pueden causar incomodidad, dificultad para comer y, en algunos casos, sangrado. Es esencial que los dueños de mascotas estén atentos a cualquier cambio en el comportamiento de su perro, como dificultad al comer, babeo excesivo o irritabilidad, ya que estos pueden ser signos de una lesión bucal. En caso de sospecha de una lesión oral, es importante buscar atención veterinaria de inmediato para asegurarse de que la lesión se trate adecuadamente y se prevengan complicaciones posteriores.

2. Dientes de leche que no se caen


Los dientes de leche en perros, al igual que en los humanos, son temporales y deberían caerse a medida que los dientes permanentes crecen. Sin embargo, en algunos casos, los dientes de leche no se caen como deberían, lo que puede resultar en problemas dentales significativos. Cuando los dientes de leche no se desprenden, pueden interferir con el crecimiento adecuado de los dientes permanentes y provocar maloclusiones, donde los dientes no encajan correctamente al cerrar la mandíbula. Esta condición puede llevar a problemas como la acumulación de placa, sarro y enfermedad periodontal debido a esta mala alineación de los dientes. Además, los dientes retenidos pueden causar irritación en las encías, molestias al comer y, en casos graves, infecciones. Es esencial que supervises el desarrollo dental de tu cachorro y, si notas que los dientes de leche no se caen a su debido tiempo, acude a un veterinario para abordar la situación y prevenir problemas dentales futuros.

3. Sarro

Llevar un control de la aparición de sarro es un tema clave, ya que a veces no depende la edad de nuestros peludos, en muchas ocasiones puede ser en relación al ADN o a la raza. En perros de raza pequeña es más común observar este tipo de problemas y se acentúa aún más en razas como el Yorkshire y los Bichón Maltés así como en razas braquicéfalas, es decir, con hocicos “chatos”.
La saliva puede ser un grave causante del sarro, ya que si ésta es más ácida de lo normal seguro que ayuda al deterioro de las piezas dentales.
El tipo de comida que ingiere juega un papel importante también, ya que lo que llamamos “alimento húmedo” crear mucha placa. El alimento estrusionado, el pienso, favorecen la masticación y por lo tanto la eliminación de suciedad.
La acumulación de sarro en exceso puede causar enfermedades como la gingivitis, periodontitis o la pérdida total o parcial de piezas dentales. Hay que recordar que todos estos problemas vienen acompañados de fuertes dolores, así como fiebres altas que pueden ser el motivo de comportamientos fuera de lo normal o incluso presentar cuadros agresivos o destructivos.

4. Gengivitis

Digamos que la gingivitis el menor de los problemas que acarrea el sarro, puede traer problemas como mal aliento, dolor, hinchazón y sangrado de encías, pero puede remediarse con una buena limpieza y tratarlo con antibióticos e antiinflamatorios.

5. Periodontitis

Aquí ya nos metemos en problemas serios, es el estado avanzado de la gingivitis pero implica la pérdida irremediable de piezas dentales. Seguro que hay dolor, encías inflamadas, sangrantes…

¿Cómo prevenirlos?

Debemos acostumbrar a nuestro amigo desde pequeño al uso de cepillos dentales. Ahora mismo en el mercado existen un montón de modelos que se pueden adaptar a las condiciones de cada peludo. Lo ideal sería que realizáramos un lavado diario, pero si no es así siempre puedes complementar esto con snacks que ayuda a la eliminación de placa, así como juguetes dentales.
 
Como seguro que ya habrás oído, lo ideal sería basar la alimentación en lo que llamamos “pienso” ya que la masticación es lo que favorece la eliminación de placa.
En el caso de los juguetes dentales es muy buena idea, piensa que estás combinando una actividad, con un juego y que a su vez es beneficioso para la salud. Existen pelotas que ayudan a la eliminación de sarro y que puede convertirse en un juego el lavarse los dientes ¡pasa un buen rato con tu peludo y hazlo correr!

Índice

¡Déjanos tu opinión o comentario!
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + trece =

Otros artículos que te pueden interesar...
tipos de collares isabelinos
Collares isabelinos

Cuando tenemos una mascota perro o gato, todos hemos pasado por alguna situación desagradable con ellos respecto a su salud. Son momentos delicados y nos